Ciencias Jurídicas y Sociales | Un esfuerzo que trajo frutos
465
post-template-default,single,single-post,postid-465,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by mcusmai in Abogacia, Fallo, Martillero

Un esfuerzo que trajo frutos

1Lucía Nicolini es egresada sobresaliente de la carrera de Abogacía en la UBP. Desde 2015, se encuentra trabajando en Mesa de Abogados, de la Fiscalía de Estado de la Provincia de Córdoba, institución a la cual compete todo lo inherente al control de legalidad administrativa y la defensa del patrimonio provincial.
“Durante toda mi carrera tuve un especial interés por lo público. Por eso aun siendo estudiante decidí rendir un concurso provincial, y gracias a mi formación en Derecho Administrativo, de la mano del Dr. Ávalos, quedé en 5º lugar”.

Un largo camino
A la temprana edad de 20 años, Lucía se mudó al Brasil acompañando a su marido, quien se vio en la necesidad de migrar por motivos laborales. Allí decidió iniciar una carrera universitaria. “Estudié Abogacía pero no pude finalizar porque luego de algunos años tuve que regresar a la Argentina”, comenta Lucía, quien cursó hasta 4to año en Unicuritiba, una tradicional Universidad de la ciudad de Curitiba, capital del estado sureño de Paraná.

No bajar los brazos
Al volver, la UBP fue la única universidad que decidió tomar el caso y luego de una exhaustiva revisión de la currícula brasileña, se le dieron por aprobadas tan sólo 9 materias, debido a la enorme diferencia existente entre la codificación argentina y la del vecino país. “Si hubiese tenido que hacer la carrera desde 0, no sé si me hubiese recibido”, comentó agradecida Lucía.

De esta manera, y en medio de la crianza de sus dos hijos, Lucía fue capaz de terminar su carrera en 3 años de arduo trabajo y dedicación exclusiva, con 8 horas de cursado por día, más todas las necesarias para estudiar y aprender conceptos y códigos. “Fueron años de mucho esfuerzo que sin duda tuvieron sus frutos”, expresó.

Reconocimiento algo esfuerzo
El trajín diario no le impidió ocupar un lugar sobresaliente en el aula y con sus docentes. “A su vez, cuando me egresé tuve la suerte de que el Dr. Viale me invite a sumarme a su estudio, a través de una pasantía, a lo que acepté sin dudar porque es un privilegio que siento que me gané”.

Ingresar un comentario

happy wheels